Un italiano en Noruega (2016)


Un italiano en Noruega (2016)

Checco (Checco Zalone) es un hombre que tiene una vida rutinaria pero muy cómoda en un pequeño pueblo de Italia, viviendo con sus padres y con una novia con la que no quiere casarse ni tener hijos. Trabaja como funcionario provincial, donde se encarga de las licencias de caza y pesca. Sin embargo, su vida cambia cuando el Estado realiza una reestructuración. Sin ninguna intención de buscar un nuevo empleo, Checco tendrá que viajar hasta el Polo Norte noruego, donde conocerá a Valeria (Eleonora Giovanardi) y una nueva forma de vivir.

Valoración: 6,895.

TRÁILER DE LA PELÍCULA

FICHA

Título Original: Quo vado?
Director: Gennaro Nunziante.
Guionistas: Gennaro Nunziante, Checco Zalone.
Reparto: Checco Zalone, Eleonora Giovanardi, Sonia Bergamasco, Lino Banfi, Maurizio Micheli, Ludovica Modugno, Antonino Bruschetta, Paolo Pierobon.
Productor: Pietro Valsecchi.
Música: Checco Zalone
Fotografía: Vittorio Omodei Zorini.
Montaje: Pietro Morana.
País Participante: Italia.
Año: 2016.
Duración: 86 minutos.
Calificación por Edades: Apta para todos los públicos.
Género: Comedia.
Estreno (España): 28 de abril de 2017.
DVD (Venta): 19 de septiembre de 2017.
Distribuidora (España): A Contracorriente Films.
Espectadores (España): 339.486.
Recaudación (España): 1.904.936,82 €.

Un italiano en Noruega (2016)

CRÍTICA

28-04-2017 – JOSU EGUREN

Funcionario de la vida

Como un ‘mixtape’ de sketches que hace chanza de los tópicos glorificados por el berlusconismo. Así es “Un italiano en Noruega”, cucharada y media de humor gañán encorsetado por la corrección política, un rasgo que se hace evidente a medida que se atreve a lidiar con temas como la homofobia, la inmigración ilegal y el bullying en un tono que minimiza su alcance y los transforma en pequeñas anécdotas que pueden solucionarse con una palmadita en la espalda de la víctima. Todo buenísimo y sosería constreñidos en las líneas de un manual educativo para corruptos y cazurros, orgullosos de serlo, al que se le añaden notas de subrayado patriótico con las que el personaje interpretado por Checco Zalone puede incidir en la manida fórmula del contraste de humores costumbristas.

Lo más interesante, también lo más triste, es que sus pretensiones didácticas pasan inadvertidas porque las humoradas de Zalone son como cócteles 0,0 sin apenas trazas de la tragicómica causticidad que destilaban Vittorio Gassman o Dino Risi.

Pisando firme sobre un terreno asfaltado para el gag de corto recorrido, Gennaro Nunziante sobreilumina una puesta en escena caligráfica que, a pesar de sus ínfimas peculiaridades, es asimilable por cualquier espectador y en cualquier parte del mundo; porque ésa es la voluntad de “Un italiano en Noruega”, la de hacerse cómoda, la de no soliviantar la sensibilidad de ningún colectivo, lo que en buena parte explica la cifra de recaudación récord que ha amasado en su país de origen.

Hasta ahora inéditos en nuestra cartelera, pero con taquillazos italianos como “Che bella giornata” (2011) y “Sole a catinelle” (2013) a sus espaldas, Nunziante y Zalone se hacen fuertes en la elaboración de una receta insípida que hace de la elipsis su mejor virtud.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: